Taberna de Miguel
 
 

Miguel Moral y Julia Moya, propietarios de La Taberna de Miguel, levantaron de la nada, hace ya diez años, un pequeño y coqueto espacio, un negocio familiar donde el producto de Jaén y el cariño puesto en los fogones fueran el santo y seña que marcara su camino en el, a veces complicado, mundo de la gastronomía.

Muchos años de experiencia en el sector les avalaban, vivencias que volcaron por completo en hacer de su pequeña taberna un lugar lleno de encanto donde el único propósito era ofrecer a todo aquel que cruzara nuestra puerta lo mejor de nuestra tierra: la más arraigada y tradicional cocina jiennense tratada con un gusto exquisito.

Una aventura empresarial arriesgada, que se tornaba en ilusionante gracias al cariño recibido por nuestros clientes y que poco a poco hicieron de este lugar su segunda casa.

Nuestra historia es la historia de una familia, de una gran familia, que nunca dudó en poner toda la carne en el asador para cumplir su sueño: poner a Bailén y a nuestra provincia en el mapa gastronómico nacional.

Meta aquella que hoy es una realidad más que constatada; Miguel y Julia tenían, en aquellos tiempos, correteando por su casa a un inquieto niño, criado bajo los valores del trabajo y la constancia. Jesús respiraba cocina por cada poro de su piel y esa vocación, esa pasión desatada es la que ha hecho que él, un chico de 22 años, fuera el artífice de darnos la mayor alegría de nuestras vidas.

Jesús